Patente de formato AC-3 de Dolby Laboratories estaría por expirar

Una de las muchas máximas en el mundo es que todo lo que sube tiene que bajar, pero cuando hablamos de negocios, las cosas se ponen un poco más sensibles. Es el caso que parece estar experimentando Dolby Laboratories hoy por hoy, ya que una de las grandes fuentes de ingresos de la compañía estaría viviendo sus horas finales justo en estos instantes. Se trata del formato de audio AC-3, utilizado comúnmente en el mundo del cine y la televisión, ya que permite eliminar todas las frecuencias que nuestro oído no puede escuchar, lo que a su vez aliviana el peso del archivo de audio y permite insertar otros ruidos, enriqueciendo al mismo tiempo nuestra experiencia auditiva en múltiples instancias.

Dicha patente, según apunta hoy AC3 Freedom Day, estaría expirando a las 12 de la noche de hoy 20 de marzo, liberando así este estándar a todos los fabricantes que quieran utilizarlo de ahora en adelante y eliminando de paso una buena fuente de ingresos para Dolby.

Durante muchos años se mantuvo en incertidumbre la fecha exacta de expiración de esta patente, ya que sólo se indicaba una fecha aproximada entre 2012 y 2017, a pesar de que el formato fue creado en ese lejano 1992. Siendo esta la última actualización de dicho documento, llama la atención que Dolby no haya seguido manteniendo el dominio de este formato, algo que se podría explicar por la exploración en otro tipo de protocolos, tanto visuales como auditivos en múltiples televisores, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos similares.

Por nuestra parte, dado que el protocolo forma parte de los impuestos a muchos artículos electrónicos, en un mundo ideal veríamos una rebaja importante en el precio para los consumidores finales, lo cual ciertamente beneficiaría de sobremanera a nuestro tan vapuleado bolsillo.

Dado que es una noticia bastante fresca, quedará esperar para ver qué sucede con esta información. ¿Será necesaria una actualización para darle paso a otro formato mejor? Posiblemente, ya que luego de 25 años, cualquier cosa relacionada con el mundo de la tecnología necesita un cambio de aire, especialmente si hablamos de audio y video.