Marcha por la Ciencia y el Conocimiento:

Por segunda vez, se realizó “la Marcha por la Ciencia y el Conocimiento” en Santiago y en distintas regiones del país. En la capital, la convocatoria reunió a más de 3.000 personas desde las organizaciones científicas y federaciones de estudiantes, que con cánticos y pancartas llegaron al palacio de la Moneda a exigir la dignificación y desestancamiento del panorama científico nacional.

por: Catalina Araya 

“¡La ciencia, la ciencia ¿dónde está? La ciencia está en la calle pidiendo dignidad” y ¡hay plata pa’ el corrupto, no pa’ investigar!”, fueron algunas de las consignas que exclamaron los académicos, estudiantes y miembros de la comunidad científica denunciando el estancamiento y la escasez de recursos para el desarrollo de las ciencias en el escenario nacional.

Concretar el desarrollo del Ministerio de Ciencias, Tecnología, Innovación y el Conocimiento, crear políticas de regulación a las condiciones laborales de los trabajadores de las ciencias y un aumento a los fondos destinados a las investigaciones, son algunas de las demandas que la comunidad le está solicitando al gobierno.

El estudiante de la Universidad de Chile y consejero FECH por la Facultad de Ciencias, Jorge Vielma, manifestó que se necesita regular de manera urgente “la precarización de las condiciones laborales de muchas investigadoras e investigadores que trabajan sin contrato y sin acceso a seguridad social, la notoria inequidad de género dentro de los espacios de investigación, existiendo casos de acoso donde se ha visto gente involucrada que puede postular y adjudicarse proyectos, y la necesidad de la creación de un plan de inserción de investigadores pensado a largo plazo’’.

El estudiante recalcó que este escenario genera una contradicción del Estado, ya que éste genera recursos para formar a profesionales que se dediquen a la investigación, pero posteriormente no cuentan con espacios para realizarse en lo que estudiaron.

Uno de los puntos fundamentales para poder regular esta situación es la creación de un ministerio de Ciencias, proyecto que se ha visto postergado y que requiere de una pronta aprobación para comenzar a avanzar a paso firme hacia la mejora de la calidad del panorama del conocimiento nacional.

“Solicitamos a nuestras autoridades del parlamento y del actual gobierno, que se pueda de una vez por todas aprobar el ministerio de Ciencias, Tecnología Innovación y Conocimiento que hoy se aloja en el parlamento, ad portas de entrar a la Comisión Mixta. Queremos que el ministerio tenga recursos propios y que pueda sacar adelante desde la institucionalidad todos estos conflictos que vivimos (…) Esperamos que se agilicen las discusiones, desde todos los partidos políticos, para sacar este proyecto lo antes posible. No sólo lo clama la comunidad científica: es una necesidad a nivel país’’, comentó Vielma.

Una de las tareas que se ha propuesto este movimiento científico y ciudadano es acercar las ciencias a la población desde lo cotidiano. Sin embargo, dado el desinterés general la gente no valora el conocimiento científico. Así lo explicó el integrante de la Asociación Nacional de Investigadores Posgrado y del Frente por el Conocimiento, Cristián Undurraga.

“Las personas aún no dimensionan como la ciencia se puede relacionar en su vida. No ven que las investigaciones que se puedan desarrollar influyan en su cotidianeidad. Hoy nos debemos preguntar: ‘¿cómo la investigación que se hace en Chile repercute en la vida de los ciudadanos?’”, planteó el académico.

Asimismo, Jorge Vielma indicó que uno de los objetivos es transformar este problema del mundo científico en un conflicto social que involucre y llegue directamente a la población, para que ellos también se sientan convocados.

‘’Hoy clamamos por dignidad (…) La necesidad de transformar éste en un movimiento ciudadano se justifica porque el conocimiento es un bien público. El fruto de la investigación lo es, por lo tanto, todos tenemos injerencia en ella. Hay muchos programas que se desarrollan y que afectan el día a día de las personas. Entonces el que no haya ciencia, el que no haya investigación, que se reduzca o que se realice a corto plazo tiene un impacto, sin duda, en la vida de los chilenos. Lo que sale de esa investigación va en beneficio de la gente”, concluyó. 

Este es el llamado de la comunidad científica. En tanto, seamos beneficiarios de lo que produzca la ciencia y el conocimiento, tenemos que socializar sus demandas y hacernos parte de esta lucha que garantice la dignidad de los y las científicas, junto con las políticas públicas que impulsen la investigación.